Hermanos

Élite 43/44
Créditos
El Skin ha sido diseñado en su totalidad por el staff de Imaginative Signature. Agradecemos a los foros The Balance, Montesquieu Academy, y a Haru Hathunter por la facilitación de algunos códigos.

Está completamente prohibida la usurpación de códigos, imágenes o historias que cualquier usuario haya aquí publicado. Nuestra comunidad está en contra del plagio, ya sea completo o parcial, por lo que tomará las medidas necesarias para contrarrestarlo.

Se agradece a Our Source Code y a Asistencia Foroactivo por la ayuda prestada a través de tutoriales. Y a todas aquellas personas que hicieron las correcciones y sugerencias para obtener éste resultado final.

Las imágenes implementadas no son propiedad del foro, sino tomadas y modificadas de Google Imágenes, Zerochan, Tumblr, We Heart It, etcétera. Damos créditos a sus respectivos creadores.
Últimos temas
» En busca del tesoro
por radeisan Mar Jul 26, 2016 8:36 pm

» ¿Qué manga/anime te ha tocado el corazón?
por Andoria-Azur Miér Jul 20, 2016 1:03 am

» :3 kawai
por NEZIO Lun Mar 07, 2016 8:28 pm

» ¿Cómo publicar un escrito?
por Capitán Simonini Lun Feb 22, 2016 6:07 pm

» El linaje de la luna (Cap1)
por DemianC Vie Feb 12, 2016 2:51 am

» Personas activas del foro.
por Capitán Simonini Sáb Feb 06, 2016 4:28 am

» [Historia Yuri] La tipica agenda de un Bisexual
por Capitán Simonini Mar Ene 26, 2016 1:56 pm

» Confesiones en papel
por Capitán Simonini Mar Ene 12, 2016 10:55 pm

» Publiforo - Invitación
por Capitán Simonini Vie Oct 23, 2015 11:51 am

» Ficha de Green Heart
por Green Heart Mar Ago 25, 2015 5:24 pm


Segunda oportunidad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Long Fic Segunda oportunidad

Mensaje por Kayr el Dom Abr 27, 2014 8:59 pm

• Título. Segunda oportunidad
Tipo. Long Fic
• Género. General
• Fandom. One Piece
• Clasificación. ATP
• Advertencias. UA y OC. Esta historia ha hice hace un tiempo, por lo que no me gusta como quedó este primer capítulo. A partir de ahora trataré de mejorarlo.
• Total de capítulos. 1
• Estado. En proceso
• Resumen. Daniela es una joven que no sabe como ha ocurrido, pero se encuentra en el camarote de un barco junto a Ace, el famoso pirata. Daniela intentará prestar sus conocimientos al chico intentando que él cambie su futuro. Y de la misma forma él intentará ayudarla a volver a su mundo. La pregunta es ¿Cómo ha llegado Daniela ahí? ¿Será solo un sueño? ¿O, tal vez, será algo más?

Capítulo 1.
Abrió los ojos con bastante lentitud ya que le pesaban de sobremanera. Dejó escapar un murmullo sin significado debido a que aun se encontraba medio dormida. La joven parpadeó un par de veces, bastante desorientada ya que no estaba en su dormitorio. Miró a su alrededor, dándose cuenta de que se encontraba en una habitación levemente iluminada por lo que parecía un candelabro. Se incorporó y la ligera manta que la cubría cayó, siendo depositada en sus piernas. Escaneó la habitación en la búsqueda de algo que le sirviera para ubicarse un poco. Se trataba de un diminuto cuarto de madera compuesta por unos cuantos armarios, una mesa con su silla, una estantería y la cama en la que ahora mismo ella se encontraba. Lanzó la sábana hacia los pies y se levantó dirigiéndose, con pasos torpes y tambaleantes, hacia la puerta. Intentó reprimir su miedo al encontrarla cerrada. Se mordió el labio con desesperación, intentando nuevamente abrirla aunque consiguiendo el mismo resultado que anteriormente.
Con pasos inseguros y vacilantes caminó de espaldas, llegando un momento en el que chocó contra el borde de la cama. Se dejó caer y se arrastró por ella hasta dejar su espalda apoyada en la pared. Cerró los ojos intentando reprimir las lágrimas de miedo que querían salir e intentó hacer memoria. Aunque de forma algo borrosa, podía recordar que era viernes por la tarde, acababa de terminar el instituto y volvía a casa charlando con una amiga. Frunció el ceño, todavía intentando hacer más memoria, pero lo que venía después estaba en... blanco. No había nada después de eso.
De pronto, pudo escuchar claramente el sonido del pesado cerrojo al ser abierto. Se encogió sobre sí misma, abrazándose las rodillas y apretándolas al pecho, justo después metió la cabeza entre estas. Cuando sintió la presencia de otra persona dentro de la habitación apretó su abrazó sin saber bien que podía esperarse. Estaba nerviosa, tenía miedo y no sabía dónde estaba ni que iba a ser de ella.
Veo que por fin te has despertado —la joven se mordió el labio al escuchar la voz. No sabía quién era ni que iba a hacer con ella. Escuchó una suave carcajada lo que le hizo levantar la cabeza y mirar al joven dueño de la voz. Todo lo que pudo hacer al momento de verlo fue ladear la cabeza con confusión, dejando ver en su mirada bastante impresión debido al hombre que había ante sus ojos. Sintió que se ahogaba y en ese momento se dio cuenta de que había dejado de respirar en el mismo momento en el que se había fijado en la figura del muchacho. Entreabrió los labios buscando que el oxígeno llegase a sus pulmones y pronto sus ojos se abrieron más de lo común. Al ver esto el joven frunció el ceño—. ¿Estás bien?
La joven no pudo hacer más que asentir con lentitud. Sintiendo como su castaño cabello se le venía hacia delante se lo apartó, colocándose algunos mechones tras la oreja. Él le respondió con una sonrisa despreocupada y se internó en el lugar, cerrando la puerta justo detrás. Ella cerró los labios, conteniendo la respiración, y se pegó más a la pared sin apenas apartar la mirada de los movimientos del joven moreno sin camiseta que no hacía más que acercase a la cama. Lo estudió detalladamente con la mirada, buscando algún detalle que le dijera que todo se trataba de una broma de su cabeza, buscando algún detalle que le dijese que se trataba de otra persona. Alto, sexy, piel algo morena, cabellos negros, ojos negros, con pecas en las mejillas, sonrisa despreocupada, un tatuaje en el brazo y no hacía falta que se diera la vuelta para adivinar el tatuaje que portaba en la espalda.
Para... no te acerques más, por favor —titubeó la muchacha viendo como él no detenía sus pasos. La joven, en esos momentos, necesitaba algo de espacio para poder aceptar todo lo que estaba ocurriendo. El chico la miró impresionado, pero se detuvo como ella le había pedido. Él le dirigió una mirada dubitativa, ladeando la cabeza y sintiendo bastante curiosidad por la joven—. ¿Dónde estoy? ¿Cómo he llegado aquí?
Por si no te habías dado cuenta antes, estás en un barco.—suspiró el chico, remarcando las últimas palabras, mientras volvía a retomar sus pasos. Se detuvo justo cuando sus piernas quedaron pegadas a la cama. Una nueva sonrisa nació en sus labios—. Parecías en problemas cuando te he encontrado. Fuera llueve como mil demonios, estabas inconsciente en una barca que estaba a medio hundir. Te he recogido como he podido y te he sacado de allí.
Agudizó el oído, escuchando con claridad como el agua chocaba contra la madera. Pero había algo que no encajaba, ella no estaba mojada y según el chico había sido encontrada en el agua. Bajó la cabeza y se estudió a si misma por primera vez desde que había despertado. Llevaba una camisa de manga corta que, al ser masculina, le tapaba algo de los muslos. Alzó la mirada sonrojada y buscó la sábana que antes había lanzado hacia detrás. Bajó las piernas, se cubrió con la sábana y alzó la cabeza con dignidad, aunque el sonrojo que mantenía sus mejillas encendidas iba a tardar un tiempo en irse.
Ahora es mi turno de hacer las preguntas —comentó él cuando notó como la joven tenía la intención de agregar más preguntas a su repertorio. Se alejó un par de pasos de la cama, totalmente en silencio, y bajo la atenta mirada de ella tomó la única silla que había en la habitación para sentarse con las piernas siendo separadas por el respaldo. Apoyó los codos y le dirigió una mirada fija—. ¿Cómo te llamas?
Esperó durante un momento, sin recibir como respuesta otra cosa que no fuera silencio. Ella lo miraba fijamente mientras intentaba asimilar aquello que sus ojos veían. El joven borró su sonrisa amistosa y frunció el ceño cuando empezaba a desaparecer su paciencia. Una idea cruzó su cabeza cuando en sus labios volvió a aparecer una sonrisa.
Escúchame, pequeña, esto podemos hacerlo de dos maneras —en ese momento él mostró dos de sus dedos, a la vez su sonrisa se volvía más peligrosa, cosa que no auguraba nada bueno para la asustada, nerviosa y curiosa joven—... Una de ellas es por las buenas, cosa que será bastante agradable para ambos, podremos responder las preguntas que tengamos y no habrá problemas de ninguna clase. La otra es por las malas, pero esta no te la recomiendo. Tú escoges, pero que sepas que el tiempo pasa y yo no tengo mucho.
Y que lo digas, pensó sabiendo de antemano el destino que le esperaba a ese joven. Volvió a estudiarlo con la mirada, teniendo el irrefrenable deseo de pellizcarse para corroborar que no estaba soñando. Tenía la certeza de que no era más que un producto de su imaginación, un sueño, pero no pudo evitar sentir un sonrojo al escuchar la amenazante voz del chico. Se maldijo a sí misma por tener semejante imaginación.
Daniela, ¿Vale? —sus ojos no destilaban más que furia. Serénate, se dijo, te va a dar algo como sigas por ese camino. Él la miró con diversión pintada en sus orbes y eso no hizo más que aumentar sus ganas por ahorcarlo—. Me llamó Daniela.
Bonito nombre, extraño cabe decir —se burló él mientras que bajando un poco el ala frontal de su sombrero pronunciaba su nombre con una sonrisa, presentándose—. Encantado, Daniela.
avatar
Kayr


Mensajes : 18
Dream's : 32
Edad : 23
Me gusta recibidos : 14
Miembro desde : 22/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.