Hermanos

Élite 43/44
Créditos
El Skin ha sido diseñado en su totalidad por el staff de Imaginative Signature. Agradecemos a los foros The Balance, Montesquieu Academy, y a Haru Hathunter por la facilitación de algunos códigos.

Está completamente prohibida la usurpación de códigos, imágenes o historias que cualquier usuario haya aquí publicado. Nuestra comunidad está en contra del plagio, ya sea completo o parcial, por lo que tomará las medidas necesarias para contrarrestarlo.

Se agradece a Our Source Code y a Asistencia Foroactivo por la ayuda prestada a través de tutoriales. Y a todas aquellas personas que hicieron las correcciones y sugerencias para obtener éste resultado final.

Las imágenes implementadas no son propiedad del foro, sino tomadas y modificadas de Google Imágenes, Zerochan, Tumblr, We Heart It, etcétera. Damos créditos a sus respectivos creadores.
Últimos temas
» En busca del tesoro
por radeisan Mar Jul 26, 2016 8:36 pm

» ¿Qué manga/anime te ha tocado el corazón?
por Andoria-Azur Miér Jul 20, 2016 1:03 am

» :3 kawai
por NEZIO Lun Mar 07, 2016 8:28 pm

» ¿Cómo publicar un escrito?
por Capitán Simonini Lun Feb 22, 2016 6:07 pm

» El linaje de la luna (Cap1)
por DemianC Vie Feb 12, 2016 2:51 am

» Personas activas del foro.
por Capitán Simonini Sáb Feb 06, 2016 4:28 am

» [Historia Yuri] La tipica agenda de un Bisexual
por Capitán Simonini Mar Ene 26, 2016 1:56 pm

» Confesiones en papel
por Capitán Simonini Mar Ene 12, 2016 10:55 pm

» Publiforo - Invitación
por Capitán Simonini Vie Oct 23, 2015 11:51 am

» Ficha de Green Heart
por Green Heart Mar Ago 25, 2015 5:24 pm


Adiós

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Song Fic Adiós

Mensaje por Ela McDowell el Vie Jun 06, 2014 6:48 pm

GÉNERO: Drama
CLASIFICACIÓN: Para todas las edades.
TOTAL DE CAPÍTULOS: 1

Canción:

ADIÓS
Yo por ti lo daría todo. Lo sabes, ¿verdad? Pese a que sigo cometiendo los mismos errores, uno tras otro, haciendo las cosas mal, quiero que sigas a mi lado. Deseo compartir no sólo mis derrotas y fracasos, sino también esos momentos únicos en los que una carismática risa escapa cual suspiro por tus dulces labios.

Valía la pena intentarlo.

¿Cómo no saber la razón de tu partida? Si me das una segunda oportunidad, una más, prometo que seré lo que soñaste. Me convertiré en el lucero que te guíe a través de las adversidades; ese ángel guardián que pasa noches en vela cubriendo con palabras, similares a cálidas caricias, el lecho en que descansa tu grácil alma. Pero, si te vas ahora, si cruzas el oscuro umbral para nunca volver, no podré darte más despedida que el silente quejido de mis lágrimas al quebrarse sobre el gélido mármol.

«Por favor, espera», era lo que intentaba decir. Sin embargo, paralizada por el temor de perderte para siempre, no fui capaz de detener tu imparable marcha. A mis ojos, huías con el sol de la mañana, abandonándome en medio de cuatro paredes que, sin tu compañía, serían perpetua prisión para memorias de un pasado que desapareció entre el invierno parisino. Sí, porque sabías que veía a la capital francesa como una jaula que impedía cualquier fuga a los seres sin alas.

Demasiado aturdida, incluso el más insignificante ruido resonaba apocalípticamente en mi interior; menos las palabras que susurrabas al mirar hacia atrás, donde me encontraba. ¿Qué habías pronunciado en ese entonces? ¿Cuídate? ¿Hasta pronto? Desconozco qué empleaste en tu lóbrego adiós. Quizá guardaste silencio y yo imaginé el resto.

«Para, ¡no te vayas!», suplicaba un dolido corazón, cuyo rítmico latir desembocaba en un estruendoso martillar.

Cargaste la mochila al hombro y arrastraste la maleta en dirección a la salida. Yo era incapaz de moverme al presenciar la anchura de esa espalda que durante años acobijé con mil abrazos. Portabas una camisa impregnada de nuestro aroma; tu favorita.

Los ventanales de cristal dejaban penetrar a raudales la luz emanada por el astro rey que vigilaba desde las alturas. Tus aceitunados orbes refulgieron por última vez al encontrarse con los míos. No había vuelta atrás, ¿no? Lo que vagaba por tu mente era un misterio completo, pues esos pensamientos ya se hallaban lejos, tal como tú lo estarías pronto.

El momento llegó.

Giraste del picaporte, causando que la madera chirriara lastimera. Todo pasaba con total parsimonia ante mí, cual vieja película en la que deseaba no saber del final. No le diste importancia y seguiste tu andar hasta transformarte en sólo una sombra en el pasillo exterior. No estabas más.

Y yo… Yo te dejé ir.
avatar
Ela McDowell



Mensajes : 273
Dream's : 43
Edad : 19
Me gusta recibidos : 42
Miembro desde : 16/03/2014

Ver perfil de usuario http://imaginativesignature.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.