Hermanos

Élite 43/44
Créditos
El Skin ha sido diseñado en su totalidad por el staff de Imaginative Signature. Agradecemos a los foros The Balance, Montesquieu Academy, y a Haru Hathunter por la facilitación de algunos códigos.

Está completamente prohibida la usurpación de códigos, imágenes o historias que cualquier usuario haya aquí publicado. Nuestra comunidad está en contra del plagio, ya sea completo o parcial, por lo que tomará las medidas necesarias para contrarrestarlo.

Se agradece a Our Source Code y a Asistencia Foroactivo por la ayuda prestada a través de tutoriales. Y a todas aquellas personas que hicieron las correcciones y sugerencias para obtener éste resultado final.

Las imágenes implementadas no son propiedad del foro, sino tomadas y modificadas de Google Imágenes, Zerochan, Tumblr, We Heart It, etcétera. Damos créditos a sus respectivos creadores.
Últimos temas
» En busca del tesoro
por radeisan Mar Jul 26, 2016 8:36 pm

» ¿Qué manga/anime te ha tocado el corazón?
por Andoria-Azur Miér Jul 20, 2016 1:03 am

» :3 kawai
por NEZIO Lun Mar 07, 2016 8:28 pm

» ¿Cómo publicar un escrito?
por Capitán Simonini Lun Feb 22, 2016 6:07 pm

» El linaje de la luna (Cap1)
por DemianC Vie Feb 12, 2016 2:51 am

» Personas activas del foro.
por Capitán Simonini Sáb Feb 06, 2016 4:28 am

» [Historia Yuri] La tipica agenda de un Bisexual
por Capitán Simonini Mar Ene 26, 2016 1:56 pm

» Confesiones en papel
por Capitán Simonini Mar Ene 12, 2016 10:55 pm

» Publiforo - Invitación
por Capitán Simonini Vie Oct 23, 2015 11:51 am

» Ficha de Green Heart
por Green Heart Mar Ago 25, 2015 5:24 pm


Feelings Inside

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mini Fic Feelings Inside

Mensaje por Ela McDowell el Vie Jun 27, 2014 4:22 am

GÉNERO: Drama y Horror
ESTADO: En emisión
CLASIFICACIÓN: +16
TOTAL DE CAPÍTULOS: 1

FEELINGS INSIDE
CAPÍTULO I

Ahí estaba ella, descansando al cobijo de la sombra proyectada por el roble que se erguía sobre su cabeza. Sentía las caricias del viento recorrer con parsimonia sus incoloras hebras, las que caían cual avalancha de nieve hasta la altura de su cadera. Analizaba el fantasioso mundo, limitado a un único valle, donde más allá de sus fronteras sólo quedaba la infinita blancura de la nada. El paraje en que su existencia había comenzado sin saber cómo ni cuándo.

—¡Te encontré! —La sorprendió una cantarina voz, seguida por el afable rostro infantil de una niña con dorada cabellera y amarilla vestimenta, viéndose demasiado chillona en comparación a la albina—. Hemos estado buscándote.

El contacto de aquella diminuta mano al sujetar la suya resultó abrumador, como si le hubiesen provocado una invisible quemadura con un elemento natural del que no tenía memorias. Aun así, no se apartó, sino que abandonó su ubicación para acompañarla en su caminar.

—¿Qué hacías allí? —Le preguntó, mas la joven no supo qué responder, porque la razón también le era desconocida—. No importa. Pero prometiste ir a la fiesta de té conmigo, y espero que cumplas tu palabra.

Ella asintió levemente.


Al poco tiempo dieron con el lugar de reunión. En él estaban dispuestas varias sillas, ocupadas por distintos muñecos de felpa que se movían a voluntad propia, y una mesa bellamente decorada que alojaba bocadillos y bebidas de extravagante apariencia. El dulce olor a azúcar, mezclado con el aroma de las flores, inundaba el ambiente.

Se dejaron caer en dos asientos libres, cada una a un extremo opuesto, de modo que sus miradas se cruzaban constantemente.

No pudo dar más de dos sorbos antes de embriagarse con la calidez del oscuro manantial apresado en la taza que sostenía entre sus manos. Era un encanto sutil y a la vez poderoso. Incluso el reflejo de sus blanquecinos orbes en aquel manto caoba la hipnotizaba.

Alzó la vista hacia su locutora, en cuyo rostro se dibujaba una, al parecer, perpetua sonrisa de perlada dentadura.

—A Bear le gusta el lazo que portas en tu cuello —le dijo la inocente criatura que hacía el papel de anfitriona. El gran peluche con forma de oso, de piel hecha de rosácea tela, giró la cabeza en su dirección, inclinándola en gesto afirmativo.

No contestó.

Mantuvo un prolongado silencio durante la tertulia, concentrada exclusivamente en la persona que tenía en frente, examinando los detalles más mínimos de su ser. No había movimiento que escapara a su inquisitivo análisis. Y cuando finalmente rompió su mutismo, el tono de voz empleado apenas lograba ser audible con la brisa.

—Estás vacía.

—¿Qué? —Se sorprendió la rubia.

—No hay más que hielo en tu interior. Tu tacto es frío, y tus ojos mienten con un falso refulgir de vida. Eres frágil, tan fácil de romper —Observó cómo el brillo de los ocelos ambarinos de la pequeña se opacaban ante lo mencionado, y su expresión facial se transformaba igual—. Porque que ya lo estás. Eres sólo un rompecabezas de fragmentos unidos que mantienen una vana ilusión de lo que antes fuiste.

—¿Y tú?

Como si el mundo acabara de interpretar su monólogo como una blasfemia que desenmascaraba el orden cósmico, el suelo a sus pies comenzó a dividirse en infinidad de grietas. El cielo, que hasta el momento no había sido mancillado por una sola nube, se tornó oscuro, y grises halos de luz impregnaron el paisaje con su lóbrega presencia. Potentes estallidos de truenos intentaban ensordecerla, mientras una furiosa tempestad llegaba desde norte para arrasar el campo, llevándose por los aires todo objeto a su paso.

Los grandes juguetes se convirtieron en versiones animales deformes, dejando que su relleno escapara por cuanto orificio hallara, cual espuma ácida que corrompía sus entrañas. Los hilos se descosieron y sus pieles cayeron, mostrando aberraciones de carne putrefacta y huesos descompuestos que se proponían acercarse con sus peligrosas zarpas hacia ella.

Retrocedió, y al hacerlo tropezó con un pedazo de la vasija anteriormente utilizada. Su cuerpo impactó con fuerza sobre la sucia tierra, desorientando sus sentidos y volviendo borrosa la escena que se esforzaba en contemplar.

Fue entonces cuando las monstruosidades se lanzaron a su encuentro.
avatar
Ela McDowell



Mensajes : 273
Dream's : 43
Edad : 20
Me gusta recibidos : 42
Miembro desde : 16/03/2014

Ver perfil de usuario http://imaginativesignature.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Mini Fic Re: Feelings Inside

Mensaje por Capitán Simonini el Vie Jun 27, 2014 12:43 pm

¿Se puede comentar en un fic en emisión?. Bórrame si consideras. Espero que lo continúes. Muy bueno.

La cosa es, teniendo tú 16 años (eso pone en tu nick), ¿crees que esto es inadecuado para alguien menor de 16?. ¿Apenas sí tienes la madurez para entender y disfrutar de algo así cuando puedes escribirlo?


avatar
Capitán Simonini


Mensajes : 109
Dream's : 59
Edad : 22
Me gusta recibidos : 20
Miembro desde : 15/05/2014
Localización : El Viejo Mundo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mini Fic Re: Feelings Inside

Mensaje por Ela McDowell el Lun Jul 14, 2014 1:09 am

CAPÍTULO II

Abrió los ojos lentamente, permitiendo que sus níveos ocelos se adaptaran a la luz de la estancia. Haces plateados penetraban por una ventana cubierta de polvo, rosando con su opaco resplandor su figura yaciente sobre una cama de lino. El colchón estaba raído. Quizá las polillas se habían apoderado de él antes de que la intrusa ocupara un lugar entre su mar de mantas.

Se levantó con parsimonia, observó los aposentos que la rodeaban y grabó cada detalle en su memoria. Desde las muñecas de porcelana que la vigilaban inertes en lo alto de los estantes, hasta la mullida alfombra que elevó una capa de mugre cuando sus pies la rosaron. Todo poseía una apariencia antigua, como si cada objeto llevara décadas en el mismo sitio, desgastándose únicamente con el paso del tiempo.

Frente al lecho, ubicado en el centro de la pared del fondo, un tocador portaba erguido un espejo de cobre. Al aproximarse, el reflejo que le era devuelto teñía sus rasgos con un tono carmesí que la bañaba de vida. Sin embargo, el verse de ese modo le perturbaba profundamente. Aunque también, debía admitir, la maravillaban los labios rojos como la sangre, por los que pasó su lengua en un intento de descubrir el sabor que albergaba, los ojos oscuros como el más fino carbón, y el cabello ardiente cual incandescente fogata. Incluso su piel sonrosada se mostraba exquisita.

La joven reflejada, que era y no era, se movió por propia voluntad dentro del objeto metálico. Ladeó la cabeza ligeramente, dibujándose en su boca una sonrisa encantadora. Sus orbes pretendían transmitirle algún mensaje mudo que intentó descifrar. Quería, con inusual desespero, llegar a su lado. Y cuando la pelirroja extendió una mano hacia su extremo, ella la imitó. Muy despacio, cautivaba por la belleza, acercó los dedos con intención de tocar los suyos.

El roce entre ambas yemas calentó su cuerpo.

—Has despertado.

Volteó a mirar atrás, con el corazón desembocado por la presencia que se había deslizado en su dirección sin siquiera notarlo. Allí de pie, una muchacha ataviada de prendas impregnadas de barro y húmedas la contemplaba con ojos negros como la noche a pocos centímetros de distancia. Podía ver el vaho de su respiración en el aire, que se había tornado frío antes de que se diera cuenta.

No supo qué responder.

Se limitó a girar nuevamente hacia el espejo, donde sólo se hallaban reflejadas ella, con su albina apariencia, y la extraña, que mantenía su mirada clavada en el objeto.

Luego de unos silentes segundos, habló.

—Será mejor que vayas abajo. He conseguido leña —Su voz era impotente, demandante de inmediata obediencia.

La siguió fuera de la habitación, bajando por unas escaleras de caracol cuya madera se encontraba podrida y llena de grietas. La vivienda estaba construida enteramente por pedazos de roble de variante tamaño; fragmentos de árboles que soltaban sus últimos suspiros antes de expirar, llevándose consigo la estructura del hogar.

Colgadas en las paredes, cabezas de animales la observaban inquisitivamente: ciervos, osos, pumas, venados y zorros. Entre ellas, la del alce decoraba la parte más alta del muro. La garganta permanecía atravesada por la flecha que puso fin a su libertad, en sus cornamentas se alojaba un nido de arañas, y, posada en su boca abierta, una negra mariposa tomaba un descanso antes de alzar vuelo.

El insecto surcó con gráciles movimientos el aire. Pasó a su lado, rozando el lino del camisón que cubría su figura, y detuvo su marcha en la cómoda del otro extremo. Se veía hermosa con esos preciosos zafiros que orlaban sus alas, despidiendo tenues resplandores cuando la luz los rociaba. Era una lástima que su belleza no perdurara.

La joven de sucio aspecto cerró su puño entorno a la criatura. No se escuchó el chillar de la mariposa, por lo que su muerte de seguro había sido indolora, demasiado rápida como para percatarse de lo ocurrido. Al abrir la mano, sólo quedaban fragmentos de cristal que se transformaron en polvo y desaparecieron con la suave brisa que penetraba a través de la ventana.

—Hay espíritus —dijo en voz suave, alzando la mirada hacia la albina. Sus ojos mostraban un profundo pesar— que necesitan ayuda para encontrar la paz.

Después de dirigirle aquellas palabras, dio media vuelta y atizó el fuego que ardía en la chimenea. Las llamas crepitaban agonizantes. El humo que desprendían ascendía cual negra torre hacia el exterior de la posada, perdiéndose entre una columna de ladrillos. Los tonos de las brazas le recordaron al reflejo que apreció en el espejo, empero su imagen se esfumó al tiempo en que el olor a café penetraba por sus fosas nasales e invadía sus pulmones.

Alrededor de las cortinas marrones que cubrían el marco de las ventanas, crecían enredaderas marchitas. Espinas sobresalían y se incrustaban en la tela, como si se tratasen de víboras que envolvían a su presa, a la espera de que su corazón estallara para engullirlo con éxtasis. Un único fruto dorado colgaba de la planta. Una extravagante cereza, perfectamente lisa y sin manchas.

La acarició con la yema de los dedos. E, impulsada por un hambre desconocida, la llevó a su boca. Oprimió los dientes hasta hacerla pedazos y degustó la sábila que manaba de sus entrañas. Crujía ante su mandíbula, impregnando su paladar con su esencia. El sabor era exquisito cual néctar prohibido.

Porque estaba pecando, aunque no lo supiese. Era la nueva Eva.

Las hiedras se convirtieron en serpientes y rodearon su cuello en un intento por obstruir el paso del fruto. Ella fue más rápida y tragó en seco. Tan pronto cómo lo hizo, siseando con sus bífidas lenguas, profirieron advertencias en una lengua que no comprendió.

«Reencarnará», creyó interpretar.

Los reptiles hicieron más fuerte la opresión sobre su garganta, ahorcándola. Cayó de espaldas, forcejeando para zafarse de su agarre, pero éstas no cedían. El mundo se oscurecía y sus pulmones ardían. Más allá vio la silueta de la joven pelinegra, aunque su vista estaba nublada. Murmuraba algo que ella no escuchaba mientras el mundo iba perdiendo color. Lo único que se enfocaba eran sus labios.

Y el fuego que se extinguía.

Notas de la autora:
Claro que se puede comentar, Capitán. Y agradezco que hayas leído el primer capítulo de mi Mini-Fic. Ahora, con respecto a la recomendación, me ajusto a los criterios normales a la hora de realizar FF al hacer la recomendación. Y es sólo eso, una sugerencia de edad. ¿Por qué? Es debido a que escribo para ese público en específico, ya que me siento más tentada a captar la atención de los adolescentes que de los más jóvenes.

Saludos. :3
avatar
Ela McDowell



Mensajes : 273
Dream's : 43
Edad : 20
Me gusta recibidos : 42
Miembro desde : 16/03/2014

Ver perfil de usuario http://imaginativesignature.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Mini Fic Re: Feelings Inside

Mensaje por Alex Beckhamm el Lun Jul 14, 2014 7:53 am

Lo adoré, así de sencillo. Es un poco confuso, debo resaltar. En ese aspecto digo que sería un poco como una falencia, ya que me perdí bastante. Primero hablaste sobre una pelirroja, luego una de cabellos oscuros y luego una albina. No me llegó mucho quien era quien, sólo que la albina es la nueva Eva. También fue todo muy confuso en general. De todos modos, esa confusión y mundo completamente desconocido es parte del encanto que envuelve esa historia. Misterioso, nuevo. No se tienen que saber muchas cosas, así que tampoco es tan malo. De hecho, me encanta el no entender mucho, que sea así.

Espero con ansías el próximo capítulo, Ela. c: Reitero que tu forma de escribir es maravillosa. Me encanta. Asghf.


avatar
Alex Beckhamm


Mensajes : 70
Dream's : 55
Edad : 19
Me gusta recibidos : 30
Miembro desde : 23/04/2014
Localización : Dentro de mí.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Mini Fic Re: Feelings Inside

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.