Hermanos

Élite 43/44
Créditos
El Skin ha sido diseñado en su totalidad por el staff de Imaginative Signature. Agradecemos a los foros The Balance, Montesquieu Academy, y a Haru Hathunter por la facilitación de algunos códigos.

Está completamente prohibida la usurpación de códigos, imágenes o historias que cualquier usuario haya aquí publicado. Nuestra comunidad está en contra del plagio, ya sea completo o parcial, por lo que tomará las medidas necesarias para contrarrestarlo.

Se agradece a Our Source Code y a Asistencia Foroactivo por la ayuda prestada a través de tutoriales. Y a todas aquellas personas que hicieron las correcciones y sugerencias para obtener éste resultado final.

Las imágenes implementadas no son propiedad del foro, sino tomadas y modificadas de Google Imágenes, Zerochan, Tumblr, We Heart It, etcétera. Damos créditos a sus respectivos creadores.
Últimos temas
» En busca del tesoro
por radeisan Mar Jul 26, 2016 8:36 pm

» ¿Qué manga/anime te ha tocado el corazón?
por Andoria-Azur Miér Jul 20, 2016 1:03 am

» :3 kawai
por NEZIO Lun Mar 07, 2016 8:28 pm

» ¿Cómo publicar un escrito?
por Capitán Simonini Lun Feb 22, 2016 6:07 pm

» El linaje de la luna (Cap1)
por DemianC Vie Feb 12, 2016 2:51 am

» Personas activas del foro.
por Capitán Simonini Sáb Feb 06, 2016 4:28 am

» [Historia Yuri] La tipica agenda de un Bisexual
por Capitán Simonini Mar Ene 26, 2016 1:56 pm

» Confesiones en papel
por Capitán Simonini Mar Ene 12, 2016 10:55 pm

» Publiforo - Invitación
por Capitán Simonini Vie Oct 23, 2015 11:51 am

» Ficha de Green Heart
por Green Heart Mar Ago 25, 2015 5:24 pm


El Despertar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Despertar

Mensaje por Capitán Simonini el Miér Oct 15, 2014 7:13 pm

Género: Variado
Spoiler:
No sabría clasificar nada de lo que escribo
Estado: En emisión. (Creo que voy a continuarlo)

Spoiler:
Esto lo último que ha abortado mi mente.


En un pisucho a las afueras de Praga tenía su existencia apática un hombrecillo triste. Su nombre era Hans, aunque ya casi nunca lo usaba y mucho menos su apellido. Había sido cartero, pero ahora ganaba el poco dinero que necesitaba a base de donar semen cada semana. No tenía amigos ni nada parecido, ni hobbies ni nada. Nada es una buena forma de describir lo que era su vida.

Algunos días los pasaba tumbado en su sofá, quieto, durmiendo o despierto. Otros días se dedicaba a pasear infatigablemente por las calles de Praga. Siempre solo, con la única compañía de sus pensamientos. Rápido y silencioso, en las calles oscuras de madrugada o entre la multitud. Pocas cosas tenía que se parecieran a placeres. Comía frugalmente a base de sopas y purés. Gustaba de chupar pilas de petaca y se sentaba en su silla con las piernas cruzadas de tal forma que se le dormían. Esto le hacía sentir algo.

Hans no estaba loco, ni era autista ni padecía de nada concreto. No era misántropo ni estaba en guerra con el mundo. Simplemente, el mundo y la existencia podían tener o no sentido, pero no para él. Ciertamente había ya reflexionado ampliamente sobre ello. Todas y cada una de las personas vivas buscaban cosas que las hicieran sentir felices, eran esclavas de sus pasiones, aunque no por eso carentes de razón. Su vidas eran una serie de contradicciones que solían conformar una existencia interesante y a menudo llevadera. Quizá no fueran dueñas de su destino, pero esto no importaba. Sentían, amaban, odiaban, deseaban y eran. Hans no tenía nada de eso , y no sabía bien si le importaba . Él se limitaba a estar ahí, sin pena ni gloria. Sin razón ni ganas de ser. Ni siquiera era triste, hacía mucho tiempo que había superado esa fase.

No había resentimiento en estas ideas ni hacia nadie. El problema era suyo, él estaba fuera de lugar.
Su vida era contemplativa. Se dedicaba a observar el mundo que le era ajeno. Veía las cosas de una forma distinta a los demás. El estar aparte del mundo le otorgaba un punto de vista superior. Si alguien hubiera tenido una conversación con él podría haberlo considerado inteligente. Pero hacía tiempo que no hablaba con nadie.

Recordaba haber tenido una vida distinta antes . Tenía buena memoria. Su pasado, aunque era poco denso y significativo, era parte de sus pensamientos muy de vez en cuando. Cuando era niño iba a jugar a un descampado que había cerca de su casa, cuando sus padres vivían. Hans jugaba solo, aunque había más niños allí. Lo que más le gustaba era quedarse hasta tarde y observar la luna, cuando todos los demás ya se habían ido. Sus padres no lo llamaban, por alguna razón apenas sí tenían interés por él. Siempre volvía solo.

El Hans actual de nuestra historia se encontraba tumbado en el sofá meditando sobre esto. Aquel suelo lleno de florecitas blancas, el sonido de las ranas del riachuelo que por allí pasaba. Apenas sí salió de su ensoñación cuando se dio cuenta de que ahora estaba físicamente en aquel lugar, en el descampado de su infancia. Observaba la luna, aunque hacía un momento era de día y estaba en su sofá. No se paró a pensar que después de treinta años aquel descampado ya no estaría, pero Hans se hallaba allí, en el lugar de su recuerdo. Nada de esto le inquietaba ni estimulaba, nada podía hacerlo. Se limitó a observar la luna un rato, y después volvió caminando por aquellas calles de su infancia hasta el piso de su momento actual. Sintió algo parecido a la nostalgia al ver todo aquello: Su barrio antes de que llegara el turismo y los coches, antes de que hubiera franquicias estadounidenses por todos lados. Pero no se inmutó más que eso. Aquello era tan real como lo era todo para él, aunque eso no significara nada.

Hans a menudo saltaba en el espacio y el tiempo en sus paseos y sus siestas. No era raro para él. Su aislamiento del resto de los mortales le había hecho de alguna manera obviar la ilusión que colectiva que se consideraba la realidad.


avatar
Capitán Simonini


Mensajes : 109
Dream's : 59
Edad : 21
Me gusta recibidos : 20
Miembro desde : 15/05/2014
Localización : El Viejo Mundo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Despertar

Mensaje por Erinia Aelia el Lun Nov 03, 2014 9:47 pm

1. Me encanta que hayas escogido Praga.

2. Me gusta que figures "pisucho" en vez de "piso de mala muerte". "Pisucho" expresa todo en una sola palabra.

3. Del primer párrafo no le quitaría ni una coma. Por no sobrar, no sobra ni lo de la donación de semen (y mira que me extraña que alguien sobreviva sólo de eso, debe de generar en cantidades industriales).

4. Me he reído por alguna frase providencial, perfectamente compuesta aún describiendo una existencia cutre (en toda la magnificencia de su significado).

5. Puede (y sólo puede) que haya vislumbrado un atisbo de La vida secreta de Walter Mitty cuando has comentado que Hans "saltaba en el espacio y en el tiempo".

6. ¿Por qué diantres no has subido ya la continuación?
avatar
Erinia Aelia

Tempus fugit, memento mori.

Lo reconozco, soy una rara avis.

Adoro la Literatura con mayúsculas. Me gustan muchos libros, quizás demasiados. Escritores preferidos: están todos muertos XD (venga, no, Pérez-Reverte aún vive :P) Puede decirse que, por lo general, rehúyo cualquier saga literaria contemporánea con sello de best-seller. Sí, exactamente ésas en las que estáis pensando. No me odiéis por ello U-_-
Mensajes : 20
Dream's : 2
Edad : 25
Me gusta recibidos : 2
Miembro desde : 03/10/2014
Localización : El Monte de las Ánimas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Despertar

Mensaje por Capitán Simonini el Vie Nov 07, 2014 12:55 pm

Spoiler:
Me alegro de que te guste. El personaje tiene algo de mí. No he visto Walter Mitty.

Capítulo 2:

Allí no quedaba nada;  por lo menos nada que no estuviera roto, muerto o por lo menos largo tiempo olvidado. Era un viejo sanatorio soviético, abandonado hacía décadas. Estaba a cientos de kilómetros de la ciudad más cercana. La nieve había invadido los pasillos vacíos donde faltaban paredes o techos. Apenas quedaba mobiliario por desmoronarse e incluso la vegetación parecía haber evitado el lugar. Si había de encontrar algo, sería sumamente interesante. Por eso estaba allí.

Su apariencia era la de un anciano seco. Rostro arrugado, pelo blanco y fino mal repartido por todo su podrido cuero cabelludo. Un cuerpo a juego, cubierto por un abrigo que otros habrían considerado insuficiente. Pero estaba explorando unas ruinas olvidadas en busca de algo increíble. Era alguien especial y eso se notaba en su aspecto: Tenía los ojos de color ámbar y se movía con la energía de un joven mientras bajaba las escaleras hacia los sótanos.

Iba mirando por todas y cada una de las celdas de aislamiento. Debía de poder ver en la absoluta oscuridad o algo. No había nadie ni rastro de humanidad en aquel lugar siniestro pero había algo muy bello en la situación. Lo que evocaba aquel sitio podría haber distraído la mente de Mijali (pues así se hacía llamar) durante días. Encontró lo que creía buscar dos pisos más abajo.

Por alguna razón una de las celdas estaba cerrada. No podía ver su interior. Mijali tocó la puerta como llamando. Casi esperaba una respuesta, y un escalofrío le recorrió la espalda después de eso.
El viejo se puso a tirar de la puerta, que por cierto estaba bien blindada y cerrada. A cada tirón sus brazos parecían hincharse, y se veía por su mano que también se enronjecían. Tuvo que cambiar de estrategia. Se puso a patear la puerta para tirarla. La imagen del anciano decrépito golpeando la puerta como una bestia hubiera resultado cómica. Su pierna se cargaba de fuerza y rojez a cada instante. Hasta que la puerta cedió. Quizá el ruido de ésta al caer fuera mayor que los gritos brutal de Mijali.

Era una celda como las otras, quedaba algo de acolchado, de un color gris que fue blanco. Pero ahí estaba: Un individuo tirado, rígido, con la camisa de fuerza puesta. Su rostro era gris como el lugar y tenía los ojos fijos y abiertos, mirando al techo, sin pupilas. Su pelo también era gris, y se desparramaba largo por todo el suelo. Mijali se atrevió a tocarlo. Estaba frío e inmóvil, pero no parecía un cadáver, al menos no uno normal. Se llevó al individuo de allí. No padecía rigor mortis, pero tampoco daba señales de vida. Le inquietaba un poco, pero se limitó a colocarlo en el sidecar de su moto que esperaba fuera del manicomio. Ni él ni Theodore se encargaban de eso. Theo los localizaba y él iba a por ellos. Iba a ser un camino largo de vuelta, y no iba a ser fácil transportar un bulto como el que llevaba.


Un par de semanas después alguien llamó a la puerta de Theodore, en Londres. Mijali entró y soltó sin miramientos en el suelo un enorme saco de viaje de cuero.

-¿Sabes lo que me ha costado llevar un cadáver desde Siberia hasta aquí?- La voz de Mijali no era la de un viejo.

-Déjame verlo.- Abrió el saco- Seguro que está vivo.

Aparte de las gallinas que revoloteaban libres por ahí y el exceso de macetas exóticas, el piso de Theodore Blackstone parecía un típico apartamento de alquiler londinense. Theo era irlandés, y en comparación con sus las de sus compañías su descripción física no era interesante: Pelo negro, ojos verdes, fuerte y bien parecido.

-Mientras volvías de Rusia he encontrado algo mucho más interesante.

No lo notaron, pero el saco se había movía ligeramente mientras hablaban una vez. Se habían sentado en el sofá, junto al gato negro  de Theo.

-Hay algo en Praga con una resonancia bastante grande, y está influyendo en planos relativamente profundos de la Umbra. Podría rasgar el Tejido en cualquier momento.

Mijali no parecía tan entusiasmado como Theo.

-No te preocupes abuelo, esta vez te acompaño. Iremos en el submarino.

La expresión de terror de Mijali no tenía precio.


avatar
Capitán Simonini


Mensajes : 109
Dream's : 59
Edad : 21
Me gusta recibidos : 20
Miembro desde : 15/05/2014
Localización : El Viejo Mundo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Despertar

Mensaje por Erinia Aelia el Mar Dic 02, 2014 6:55 pm

O_o Historia rara donde las haya.

En serio, es muy curiosa de leer. Curiosa e intrincada, cuesta habituarse, no al estilo pero sí al rompecabezas que representa este capítulo respecto del anterior. No obstante, hacia el final de esta entrega llego a vislumbrar la conexión gracias a la palabra "Praga" y a cierta perturbación.

La ambientación de nuevo perfecta. ¿Sanatorio soviético en Siberia? ¿Típico apartamento londinense alquilado con gato negro incluido?

A pesar de no ser un fic, como relato te está quedando bordado.
avatar
Erinia Aelia

Tempus fugit, memento mori.

Lo reconozco, soy una rara avis.

Adoro la Literatura con mayúsculas. Me gustan muchos libros, quizás demasiados. Escritores preferidos: están todos muertos XD (venga, no, Pérez-Reverte aún vive :P) Puede decirse que, por lo general, rehúyo cualquier saga literaria contemporánea con sello de best-seller. Sí, exactamente ésas en las que estáis pensando. No me odiéis por ello U-_-
Mensajes : 20
Dream's : 2
Edad : 25
Me gusta recibidos : 2
Miembro desde : 03/10/2014
Localización : El Monte de las Ánimas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Despertar

Mensaje por Capitán Simonini el Jue Jun 11, 2015 8:10 pm

No era extraño que Mijali sufriera infinito y siguiera temiendo el viajar en el submarino de Theo.
Pero entendía en qué consistían los poderes de su compañero: Theo comprendía los distintos velos y tapices que separan las distintas capas del enredado entramado de la existencia. Theo se refería a todo esto como la Umbra, y aunque sabía que era peligrosísimo para cualquiera viajar sin cuidado por la Umbra, podía llevarse a Mijali hasta lo que era la Umbra Cercana, que tiene correspondencia con el plano material. Más profundo era todo más complicado. Era como una cuarta dimensión en la que moverse.

Y gracias a lo maleable de las esencias en ese plano, Theo había construido su submarino. Era amarillo y les permitía viajar rápido a lugares lejanos, simplemente elevándose un poco en la Umbra.

Mijali viajaba con los ojos cerrados hasta que llegaban al mundo material puro, ya que Theo se lo había advertido solemnemente la primera vez.

-No mires hacia abajo.

Una vez en Praga, compraron un plano de la ciudad y se pusieron a estudiarlo. Por su apariencia extraña no parecían turistas ni locales. Poca gente les prestaba atención a pesar de ello.

-¿Dónde está?- Preguntaba Mijali ansioso, ya que él no podía sentirlo.

-Cállate. Espera.- Intentaba situar la fuerte resonancia mágica en el mapa.- Tiene que estar por esta zona.

Y fueron hacia allá. No tenía sentido darse prisa porque su objetivo era fácilmente localizable y al parecer no se movía de Praga. Encontrarlo era cuestión de tiempo.
Theo iba haciendo cábalas sobre cómo iban a convencer al individuo de que fuera con ellos, si es que era un individuo relativamente consciente, a diferencia del último, que parecía un cadáver reseco.
Mijali se distraía con las calles y la gente de la ciudad, y parecía disfrutar sobremanera de los dulces típicos checos.

Llegaron hasta un bloque de pisos en lo que debía de haber sido uno de los primeros ensanches de la ciudad.

-Aquí.

-¿Aquí?

-Sí.- Theo se orientaba por su instinto. No era normal aquello. Según él, lo que hubiera apestaba a resonancia y a quintaesencia.

Entraron y subieron las escaleras. Fueron hasta el quinto piso

-Aquí.

-¿Aquí?

-Aquí.

A vista de Mijali, allí no había nada raro. No tenía felpudo. Mijali llamó a la puerta. Nada.
Llamó más fuerte.

Un minuto. Dos. Tres.

-¿Y bien?

-Te digo que ahí hay algo, que lo sentí hasta en Londres.

-No he traído las ganzúas.

En ese momento subía por las escaleras una señora con una cesta de la compra.

-Ahoj!- Se apresuró a decirle Mijali. No se comportaba como el anciano que parecía.

Theo no entendía.

-¿Qué le has dicho?

-Hola.

-¿Sabes checo?

-Claro.

-Podrías haberle preguntado sobre quién vive aquí.

-Es verdad.

Al final, y como solían hacer cuando estaban cansados tras un largo viaje, Mijali tiró la puerta de una buena patada. Mientras se apresuraba a colocarla otra vez desde dentro. Theo observaba la escena de aquel piso:

Un hombre, de mediana edad, dormía sobre un sofá. Y habían recorrido  más de mil kilómetros por él. A primera vista parecía un tipo completamente normal. Y no sería la primera vez que se equivocara.

Theo rio.


avatar
Capitán Simonini


Mensajes : 109
Dream's : 59
Edad : 21
Me gusta recibidos : 20
Miembro desde : 15/05/2014
Localización : El Viejo Mundo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Despertar

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.