Hermanos

Élite 43/44
Créditos
El Skin ha sido diseñado en su totalidad por el staff de Imaginative Signature. Agradecemos a los foros The Balance, Montesquieu Academy, y a Haru Hathunter por la facilitación de algunos códigos.

Está completamente prohibida la usurpación de códigos, imágenes o historias que cualquier usuario haya aquí publicado. Nuestra comunidad está en contra del plagio, ya sea completo o parcial, por lo que tomará las medidas necesarias para contrarrestarlo.

Se agradece a Our Source Code y a Asistencia Foroactivo por la ayuda prestada a través de tutoriales. Y a todas aquellas personas que hicieron las correcciones y sugerencias para obtener éste resultado final.

Las imágenes implementadas no son propiedad del foro, sino tomadas y modificadas de Google Imágenes, Zerochan, Tumblr, We Heart It, etcétera. Damos créditos a sus respectivos creadores.
Últimos temas
» En busca del tesoro
por radeisan Mar Jul 26, 2016 8:36 pm

» ¿Qué manga/anime te ha tocado el corazón?
por Andoria-Azur Miér Jul 20, 2016 1:03 am

» :3 kawai
por NEZIO Lun Mar 07, 2016 8:28 pm

» ¿Cómo publicar un escrito?
por Capitán Simonini Lun Feb 22, 2016 6:07 pm

» El linaje de la luna (Cap1)
por DemianC Vie Feb 12, 2016 2:51 am

» Personas activas del foro.
por Capitán Simonini Sáb Feb 06, 2016 4:28 am

» [Historia Yuri] La tipica agenda de un Bisexual
por Capitán Simonini Mar Ene 26, 2016 1:56 pm

» Confesiones en papel
por Capitán Simonini Mar Ene 12, 2016 10:55 pm

» Publiforo - Invitación
por Capitán Simonini Vie Oct 23, 2015 11:51 am

» Ficha de Green Heart
por Green Heart Mar Ago 25, 2015 5:24 pm


Confesiones en papel

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Confesiones en papel

Mensaje por Chijiros el Sáb Ene 09, 2016 8:08 pm

Recuperar el aliento era ardua tarea en aquella trinchera en la que se escondía. El comandante repartió mantas en la última vez que se vieron, pero ahora estaban congeladas, y más que abrigar harían lo contrario. El calor había huido, si es que alguna vez estuvo presente, mantener las extremidades sin tiritar era imposible, Lans intentaba quitar el hielo adherido a su fusil, pero al contacto con el frío sus manos sufrían, semanas antes entendió por que se decía que Stalingrado era como un congelador para cadáveres. El hombre alargó el brazo y alcanzó una pequeña radio por la que se retransmitían las órdenes, acercó el altavoz y oyó en un perfecto alemán;
-Aguantad posiciones, pronto llegarán refuerzos.
El hombre lanzó la radio contra la nieve, frustrado y enfadado, se metió dentro del túnel. Un túnel de unos diez metros y suficientemente alto como para ponerse de pié. En el interior se hallaba un joven tumbado en una camilla, con una herida de bala en el pecho, casi dormido. Lans se acercó a él y se sentó al lado, con dificultad, el joven Manrrik preguntó:
-¿Dónde están los demás?
-Han ido a buscar alimentos a la base.
Respondió Lans, que al mismo tiempo se frotó las manos para darse calor. Él, ya con 45 años, consideraba que había vívido bastante su vida, había aceptado el hecho de que la guerra acabaría con él en cualquier momento, sin embargo, la cruel ironía había hecho que él sorteara todas las balas, granadas y misiles, pero que Manrrik, que apenas había experimentado lo que es hacer el amor a una mujer, fuera herido a la semana de entrar en Stalingrado.
Lans había cogido afecto por el chico herido por la fortuna, más o menos a su edad, Lans se encontraba en su misma situación, en la Primera Guerra Mundial.

Manrrik se sobresaltó de repente al darse cuenta de una irregularidad en el uniforme de Lans
-¡Señor Harolf! ¿dónde está su brazalete?
Lans ya esperaba esa pregunta, y había meditado la respuesta muchas veces en su cabeza.
- Nos han abandonado Manrrik, el Füher está ciego, sus promesas eran mentira, y no solo a perdido la guerra, si no también el juicio.
Lans esperaba una sorpresa en la expresión de Manrrik, pero más bien era de angustia.
-Si el general te ve sin el brazalete te matará.
Lans dejó su pistola en la mesa, cerca de Manrrik, se levantó y dijo;
-Tengo que escribir una carta.
Pero cuando el hombre dio la espalda al chico, el sonido del fusil cargado hizo aparición en el túnel.
-Te estás comportando como un traidor, ¡Ponte tu brazalete! -Marric pareció dudar un segundo, pero concluyó: -¡O disparo!
La repuesta de Lans fue rápida y dura:
-Apunta a la cabeza, sin sufrimiento.
El silencio se hizo fúnebre, abalanzándose sobre el túnel como la niebla sobre la mañana, tan solo se movían las tenues llamas de las lámparas. Cinco…seis…siete…ocho…nueve segundos. El sonido del fusil lanzando una bala no hizo aparición, sí lo hizo la voz débil de joven.
-No puedo.
Lans comenzó a caminar por otro túnel, dirigiéndose al almacén.


Ahora se encontraba ante la inmensidad de un folio arrugado, pero no por ello más piadoso, se dejó los sesos para imaginar un texto, pero solo se presentaban a la velada los horrores que habían reflejado sus pupilas.

Una mujer judía gritando en la calle…
Con un bebé inerte en sus brazos…
Una pegatina con forma de estrella en el pecho…
Cuerpos congelados a su alrededor…
Heridas más horribles que la propia muerte…

Recordar algo bello con unos recuerdos tan turbios era como sacarse una bala de una pierna gangrenada. Después de humedecer la pluma en tinta, comenzó a trazar las líneas de las palabras.

“Para ti serán mis últimas palabras”

Volvió a quedar indefenso ante la voracidad del papel, hambriento de palabras. Metió su mano en el bolsillo del uniforme y sacó un collar de bellas piedras que no reconocía, había arrancado el abalorio de las manos congeladas de un muerto en el primer distrito de la ciudad. La última cosa que vio aquel hombre fue el collar, mientras moría lloró una lágrima que se congeló cuando su cuerpo carecía ya de calor corporal, posiblemente el recuerdo de alguien a quién amaba.

“Para ti serán mis últimas palabras”
“Ojalá te llegue esta carta, esto no es un escrito de amor ni de esperanza, esto es más una declaración, no tengas ilusiones, moriré aquí, es mejor que lo aceptes. La guerra es una causa perdida para los alemanes, pronto los soldados rusos entrarán en los escondites y no hacen prisioneros de guerra.
Manrrik (el joven del que te hablé) sigue en la camilla, temo por su vida pues no quedan medicinas, él se parece al hijo que no podemos tener, pues el destino se ha decidido por separarnos otra vez.
Junto con esta carta, te envío un collar, es de gran importancia para alguien ruso, murió en el campo, observándolo. Es la única posesión a la que le doy valor en este momento.
Recorrería la distancia que nos separa a pie si fuera necesario, pero el Führer se empeña en que sigamos aguantando, me gustaría que mis últimas palabras fueran bellas, demasiadas desgracias te he provocado ya, para escribirte sobre esto, pero has de saber que no volveré a casa vivo, estas son mis últimas oraciones, que repetiré en mi mente a la hora de morir;

“Gracias por tu fidelidad no correspondida, gracias por tu apoyo tanto en errores como aciertos, gracias por quererme, cuidarme y alegrarme, gracias por estar a mi lado en lo bueno y en lo malo, aunque las dificultades se empeñaran en separarnos.
Gracias por tu amor, nos veremos en el cielo.”
Lans se pasó la mano por la barbilla y el cuello, notó su piel áspera curtida por el frío, cogió la botella de alcohol que había robado semanas atrás de un cuartel, y echó un trago que tuvo que detener para poder respirar, después con tono atragantado se dijo;

-Siento la mentira mi amor, yo estoy encadenado al infierno, el cielo es para ti, tú que no has matado a nadie.
avatar
Chijiros

Mensajes : 1
Dream's : 0
Edad : 20
Me gusta recibidos : 0
Miembro desde : 09/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones en papel

Mensaje por Capitán Simonini el Mar Ene 12, 2016 10:55 pm

Eh, alguien escribió algo. Está muy bien. No suelen verse por foros relatos bien escritos.

Sabes, pensé que como esto estaba escrito en el subforo de actividades y concursos iba a ser una actividad y un concurso...
Así que ha sido un poco una desilusión aunque siempre me alegre de ver algo nuevo en este foro, que está bastante solo.


avatar
Capitán Simonini


Mensajes : 109
Dream's : 59
Edad : 22
Me gusta recibidos : 20
Miembro desde : 15/05/2014
Localización : El Viejo Mundo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.